• Maria Manrique

¿LE TEMES A TUS FINANZAS?

Actualizado: may 23




CÓMO ESTAR EMOCIONALMENTE ENTRENADO PARA MANEJAR EL DINERO


"¿Quieres una fórmula para la riqueza? Cambia tus expectativas por aprecio y toda tu vida cambiará en ese momento. La falta de aprecio es lo único que te hará verdaderamente pobre."

Si quieres tener una vida extraordinaria, debes dominar tus emociones, es decir, comprenderlas y controlarlas. Esto es especialmente cierto cuando se trata de dinero. Debido a que muchos de nosotros hemos aprendido a las malas, nos podemos enfrentar a consecuencias reales cuando dejamos que las emociones se salgan de control.


Todos tenemos un hogar emocional, un lugar con el que nos sentimos más cómodos y, por lo tanto, experimentamos más. Vergüenza. Miedo. Culpa. Poder. Libertad. Estas son solo algunas de las emociones comunes que asociamos con el dinero. Hemos entrenado a nuestros cerebros para reaccionar a las circunstancias financieras con esas emociones. Tomamos estas decisiones inconscientemente y, por lo tanto, a menudo seleccionamos emociones que no nos sirven de manera productiva. No estamos programados para la felicidad, estamos programados para la ansiedad. Estamos programados para lo que está mal. Estamos programados para la supervivencia, lo que significa que nuestro cerebro busca constantemente cualquier cosa que pueda dañarnos. Esto nos sirve bien cuando estamos manejando en una intersección ocupada, pero no nos sirve si vivimos permanentemente en ese estado emocional, siempre temiendo qué peligro podría acecharnos a la vuelta de la esquina.

Tu cerebro no está diseñado para hacerte feliz. Ese es TU trabajo. La buena noticia es que puedes elegir qué emociones deseas experimentar más. Y debido a que tus creencias inconscientes impulsan tus emociones, primero debes abordar las creencias que tienes sobre el dinero.

TUS CREENCIAS INCONSCIENTES SOBRE EL DINERO TE ESTÁN ALEJANDO DE LA VIDA QUE REALMENTE QUIERES.

"No soy una de esas personas". "Los ricos son codiciosos". "El dinero es la raíz del mal." ¿Tienes una de estas creencias o una similar? Mientras tengas connotaciones negativas sobre los "ricos", tus posibilidades de alcanzar la riqueza que deseas son escasas, ya que a nivel inconsciente, todos nos movemos hacia la identidad que creemos que es aspiracional. Como tal, si tienes una creencia negativa sobre el dinero y comienzas a tener cierto éxito monetario, sabotearás inconscientemente tu éxito para seguir siendo congruente con tus creencias profundamente arraigadas. La mayoría de estas creencias no fueron elegidas conscientemente; son un producto de nuestro entorno o experiencias cuando estábamos creciendo. Pero la gran noticia es que puedes elegir por ti mismo lo que crees ahora, así que elige algo que te sirva. Por ejemplo:


-"Soy un creador de abundancia"

-"Mi mundo interior crea mi mundo exterior"

-"Lo que oí acerca del dinero no es necesariamente cierto"

-"Decido adoptar nuevas formas de pensar que contribuyan a mi felicidad y a mi prosperidad"

-"Lo que tomé como modelo en torno al dinero era la forma de actuar de otras personas. Ahora yo decido la mía"

-"Libero mis experiencias con el dinero no productivas del pasado, y creo un futuro nuevo y rico"


Y no solo eso, además de decirlas, repetirlas y afirmarlas, párate frente a un espejo, grítalas, métete en el papel, aprópiate de ellas y hazlo, no solo un día, no solo una vez, sino al menos 50 veces cada día por el resto de tu vida. Hasta que te las sepas de memoria. Puedes incluso agregar o cambiarlas según lo que realmente desees. COMPROMÉTETE! No digas, quiero ser millonario, ¡COMPROMÉTETE A SERLO! Crea un futuro que anheles, porque es esencial mantener la visión y determinación necesaria para seguir adelante cuando las cosas estén difíciles. Además, así utilizarás tu fisiología de manera efectiva. Encontrarás un lenguaje y significados que se adecuen a él.

Una vez que hayas creado un futuro convincente, es hora de poner en práctica esa visión.

LOS NÚMEROS QUE NOS HACEN TEMBLAR

Todos tienen un umbral de control, un límite con el que se sienten cómodos lidiando con el dinero. Ciertos números, ya sean ganancias o pérdidas, comienzan a hacer que la gente tiemble. Son los números que nos llevan mucho más allá de lo que hemos experimentado antes, una profundidad y nivel de lo desconocido que nos asusta. Un líder debe expandir su umbral de control, expandiéndose en confianza y habilidad. De lo contrario, obstaculizará su crecimiento y se condenará a una vida mediocre en lugar del futuro convincente que imaginó para sí mismo y sus seres queridos. Debes desarrollar el músculo emocional necesario para esto de la misma manera que construirías tu músculo en el gimnasio: Levantando repetitivamente más de lo que crees que puedes, abrazando la incomodidad ahora para que puedas superar tus limitaciones. Es necesario que experimentes algunos momentos dolorosos en tu viaje hacia el éxito porque son los que permiten que rompas esos umbrales de control. Cuando creas un cambio, creas incertidumbre, lo que va en contra de las estructuras básicas de necesidad que tienen muchas personas. Por lo tanto, debes desarrollar herramientas para poder superar tu umbral.

CÓMO ATRAVESAR EL UMBRAL

Puedes cambiar cómo te sientes en un instante cambiando tu fisiología. Piénsalo: ¿Cómo te paras cuando te sientes orgulloso o emocionado? ¿Cómo se ve tu postura cuando estás avergonzado o deprimido? Si te sientas a mirar tus estados financieros e inmediatamente adoptas una postura caída, le estás diciendo a tu cerebro cómo se siente. Siéntate, lleno de energía, o incluso de pie, la próxima vez que te acerques a tus finanzas y te sorprenderás de lo diferente que te sientes. Existe una herramienta muy efectiva para entrenar el cerebro, con el fin de que este responda justo con las emociones que sabe que le servirán. Esta consiste en pensar en todas esas cosas por las que estás agradecido, notar conscientemente lo que ya tienes y que te llena de alegría y realmente asimilarlo no como un pensamiento disociado, sino como algo en tu instinto. No des nada por sentado. Pasa al menos diez minutos cada mañana enfocándote en las cosas por las que estás agradecido y eso te permitirá responder con gratitud en cualquier circunstancia en la que te encuentres. No necesitas ser perfecto; todo lo que necesitas hacer es interrumpir tus patrones negativos. Usa estas herramientas para entrenar tu cerebro para responder al dinero con las emociones que realmente deseas en tu vida. Considera las consecuencias si continúas aceptando tus patrones emocionales actuales en torno al dinero. ¿Es eso lo que quieres?


Ahora piensa en lo que sería posible y creelo realmente. ¿Cómo sería la vida si te acercaras a sus finanzas sintiéndote seguro y agradecido? ¿Qué cambiaría? ¿Qué podrías hacer que no pudieras hacer antes? ¿Qué sería posible?

LA FORMULA PARA LA RIQUEZA

¿Qué es la riqueza? Hay personas que tienen mucho dinero, pero no son ricas, porque la riqueza es realmente un estado de apreciación. Si sientes escasez en torno al dinero ahora, siempre sentirás escasez, sin importar cuán exitoso seas. No vas más allá de la escasez; tu EMPIEZAS más allá de eso. La abundancia es una mentalidad, no una cantidad en dólares. Cultiva la gratitud por las cosas que tienes ahora y todo lo que se agregue se sentirá como una bonificación. Recuerda que el 75% del mundo vive con dos dólares al día. Tu peor pesadilla es su mayor sueño posible. ¿Quieres una fórmula para la riqueza? Cambia tus expectativas por aprecio y toda tu vida cambiará en ese momento. La falta de aprecio es lo único que te hará verdaderamente pobre.